Cómo encontrar un buen psicólogo

psicologo_a_domicilio

Si estás buscando psicólogo es importante tener en cuenta unas cuantas cosas:

– Busca a un profesional colegiado. Que esté colegiado, y podamos ver su número en su tarjeta de visita, página web, etc., es una garantía de que esta persona cumple con los criterios para ejercer su actividad profesional. Ten en cuenta que los coaches, terapeutas no suelen ser psicólogos, así que no tienen unos estudios oficiales. Hay algunos muy buenos, en efecto, pero yo te recomiendo que conozcas bien su experiencia y formación, sobre todo si lo buscas por internet y no tienes la referencia de nadie que haya estado antes con esa persona.

– Indaga que esté especializado en lo que estás buscando, por ejemplo, en niños, adolescentes, adicciones…etc.

– Ten en cuenta que un psicólogo no es un psiquiatra, nosotros no somos médicos y no medicamos. Hacemos psicoterapia, con o sin medicación recetada por el psiquiatra o médico.

– Yo creo que el primer contacto es importante, que en una primera cita nos sintamos cómodos. Yo a los adolescentes les digo que ellos también tienen que elegirme, que sus padres me han elegido y por eso les traen, pero que ellos también tienen que elegirme para que podamos trabajar juntos. Es muy importante cómo te sientas con tu psicólogo, ya que la relación entre ambos es fundamental para que la terapia avance. Yo a veces, si la persona quiere le digo de vernos 15 minutos entre paciente y paciente, para conocernos si quiere primero. Para mí como psicóloga son importantes los valores de la honestidad, respeto, responsabilidad, apertura, y es lo que ofrezco y lo que demando cuando yo acudo a un compañero a hacer terapia.

– Desde mi punto de vista, es importante que el profesional esté trabajado personalmente. Es decir, un psicólogo que tenga muchas horas de terapia como paciente. Los psicólogos somos personas, con nuestras heridas, nuestros traumas, nuestras historias. Tenemos unas características comunes, ya que elegimos una profesión de ayuda a los demás, y en general todos tenemos alguna historia que pulir, que trabajar. Para mí es importante estar lo más trabajada posible para poder estar con el paciente con lo suyo y no irme a mi historia cuando se parezca. Por ejemplo, si a mí se me ha muerto mi padre, y acude a terapia conmigo una persona que se le ha muerto su padre. Si yo he trabajado el duelo, podré trabajar con esa persona su duelo, no sintiéndome tan identificada como para dejar de ser objetiva, acordarme de mi historia y ponerme a llorar yo. Tendré un mayor rodaje como persona que me ayuda a tener mayor rodaje como psicoterapeuta.

– También es importante que se supervise de manera habitual. Es decir que vaya a un supervisor, individual o en grupo, para revisar sus casos, aquellos en los que no sabemos cómo seguir, qué hacer, cómo intervenir, aquellos en los que nos involucramos demasiado, o apenas nada. De esta manera observo qué me pasa a mí con este caso, y qué le pasa a mi paciente y cómo ayudarlo.

– Respecto a si es hombre o mujer, yo creo que depende de tí, de tus preferencias en este momento, con quien creas que vas a estar más cómodo. Mientras sea alguien preparado y con experiencia, la elección del sexo depende de tí y tus preferencias.

– Respecto a la corriente en la que desarrolle su actividad, todas tienen eficacia parecida, sólo que ese profesional se sentirá más cómodo en ese estilo porque ha dedicado mucho tiempo a formarse en ella. A mí me gusta la mía, y a otra persona le gustará la suya. Creo que es importante ir aplicando aquello que considero que puede ser útil o de ayuda independientemente de la corriente que sea.