Diario de una Coordinadora Gestalt. Bases teóricas y filosóficas de la Terapia Gestalt. Febrero 2015

libro con mariposas saliendo

Este taller fue un taller muy teórico, el material de apoyo es largo. Y sin embargo, fue un taller precioso, intenso y emotivo.

Este taller fue impartido por Manuel Sorando, terapeuta y docente del Instituto Gestalt de Valencia. Cuando yo hice la formación, la hice con este Instituto que tenía sede en Las Palmas, Manuel Sorando vino a impartirnos los talleres en múltiples ocasiones, realmente no se cuántas veces vino, sólo recuerdo con un cariño inmenso muchos momentos vividos con él, y es que yo siento por él un cariño muy especial. Cuando comienza este taller en febrero me siento muy alegre, para mí es como reencontrarme con un viejo amigo, es el terapeuta con el que más me identifico, el docente que más me gusta. Su tono pausado de hablar y hacer, su voz envolvente, me relaja. Estoy en el taller y siento el corazón acelerado, estoy alegre, lo miro y admiro.

El taller sobre las bases filosóficas y teóricas es un taller importante, ya que en él descubrimos e indagamos en los orígenes de la Terapia Gestalt, la cual se nutre de muchas fuentes tales como el existencialismo, el psicodrama, el holismo, el zen…Hablamos de sus creadores, Fritz y Laura Perls, de sus vidas e ideas.

Estuvimos trabajando el enfado, y me gustó la pregunta de : ¿para qué me enfado con lo que el otro hace?¿cómo hago yo para enfadarme?. Me resultan preguntas curiosas y útiles, ya que van más allá del por qué.

Una cosa que me llamó la atención y me gustó fue que Manuel se aprendió todos los nombres de los alumnos, son 21 personas, y es que nombrar por el nombre es una señal de respeto, aunque soy consciente que no todos tenemos esa capacidad de memoria, creo que es algo que intentaré hacer y esforzarme en hacerlo con pacientes, usuarios o alumnos desde el primer momento, en el caso de los pacientes, desde que le cojo el teléfono por primera vez, que sea lo primero que yo le pregunte, su nombre.

Es importante conocer cuáles son mis lesiones como persona para poder cuidarlas toda la vida. Esto es algo a tener en cuenta siendo terapeuta, ya que, como todos, tenemos lesiones emocionales, y puede que sean tocadas con lo que el paciente me cuenta en una sesión, es importante que yo me conozca y me cuide. Por ejemplo, si yo estuve casada y mi marido me engañó, y viene a consulta un señor que engaña a su mujer, tengo que estar atenta a mí, para poder ver y entender a ese hombre y no identificarme con su mujer, porque su mujer no es la que está en la consulta. Es importante trabajar mis asuntos en mi terapia individual, yo como paciente, para poder estar lo más tranquila y limpia posible, cuando venga la persona que venga a la consulta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *