Diario de una Coordinadora Gestalt: mecanismos de defensa, evitación y adaptación. Junio 2015

imageFin de semana en el que he aprendido a que no tengo que hacer más que el paciente. El terapeuta que vino ese fin de semana es muy distinto de los otros terapeutas que vienen a la formación, parece que hace muy poco, no trae nada preparado y trabaja con lo que surja en el grupo, con lo que hay, pero cuando miras hacia atrás el domingo, comprendes lo rico que ha sido el taller. Cuando yo hice mi formación, llamábamos al primer taller que vino Patxi Sansinenea, el taller del silencio, en el que personalmente lo pasé muy mal, ya que al darme vergüenza en aquel momento hablar en el grupo, me sentí muy incómoda con todo aquel silencio, ya que pasé todas las horas debatiéndome conmigo misma que debería hablar pero no lo hice. En esta ocasión viví el taller de una manera muy distinta, disfruté de esos silencios, que no me parecieron ni tan largos ni tan sorprendentes. Disfruté viendo lo que generaba este terapeuta en los alumnos, y cómo cada uno interpretaba lo que allí sucedía. Hubo un momento en el que me di cuenta de algo importante como tutora y como terapeuta, que es que yo no tengo que hacerlo todo, que la persona tiene todo lo necesario para salir adelante, y yo puedo estar disponible, pero no tengo que hacer todo lo que está en mi mano para que la persona salga de la situación en la que se encuentra, esa persona tiene la capacidad de pedir mi ayuda, si no lo hace es que no lo necesita, ya que puedo confiar en que esa persona puede salir adelante. Muchas veces intento salvar a la persona, asumiendo la responsabilidad de lo que la persona puede hacer, y lo que pasa es que yo hago más que esa persona, por lo tanto es fácil luego asumir la culpa porque eso no haya funcionado, y la verdad es que yo sólo soy responsable de las cosas que hago yo.

El terapeuta nunca puede ser más listo que el paciente. Porque si lo fuera podría estar perdiéndose mucha información. Eso de “ya sé lo que te pasa” solo ocurre en las películas americanas”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *